La expo

¡Bienvenido a tu infancia!

Tras más de 5 años trabajando y recopilando todo tipo de material para hacer posible esta exposición Yo fui a EGB La Expo es ya una realidad y gracias a ella podrás montarte en tu propio Delorean y regresar a aquellos maravillosos años de la EGB.

 

Con más de 1.000 metros cuadrados  y varios actores que te guían y la hacen más interactiva, la exposición recrea, cuidando hasta el más mínimo detalle, espacios tan emblemáticos como:

 

-La cocina y el salón de una casa de los años 70 y 80, espacios en los que podrás verte a ti mismo de pequeño merendando un bocadillo de pan y chocolate frente al televisor.

 

Tienda de ultramarinos y quiosco con todo tipo de chuches, juguetitos y revistas de la época, en el que te gastabas cada domingo la paga.

 

Aula del colegio, la profesora parece que hoy ha venido cabreada y ya ha puesto a Rodríguez con los brazos en cruz contra la pared ¡cuidado con los controles sorpresa! ¿Algún voluntario para salir a la pizarra? Gutiérrez, que le veo…


 
Videoclub con todas las novedades de la época en Beta y VHS, ¡no olvides traer la película rebobinada!
 

Plató del Un, dos, tres para que te puedas sentar a concursar junto a tu acompañante y otras presentaros como “son amigos y residentes en Madrid”, el presentador te suelte algo así: “por 25 pesetas la respuesta acertada, díganme palabras que todos utilizábamos de pequeños y que un niño de hoy en día no entendería, como por ejemplo: «efectiviwonder». Un dos tres, responda otra vez.

 

Por fin podrás abrazar a Espinete, fotografiarte junto a la Bruja Avería, chutar el balón como Naranjito en el Mundial del 82 o sentirte de la cuadrilla de Verano Azul montado en una de sus bicicletas BH.  Reconocerás enseguida a E.T. , pero sobre todo recordarás que a los Gremlins nada de fotos, ni mojarles y, por mucho que os pidan, ni una gota de comida después de medianoche o la liamos.

 

Sabemos que la EGB te dejó huella y te pondremos a prueba al final de la expo en nuestra zona de los sentidos EGB en la que veremos si eres capaz de adivinar varios sonidos, olores y texturas de objetos de aquellos años.

Una exposición que en realidad es un viaje en el tiempo en el que durante aproximadamente una hora vas a vivir una experiencia cargada de emociones. Recomendada para todas las edades, de 0 a 99 años, perfecta para que los niños de hoy descubran cómo eran sus padres cuando eran niños como ellos